Hoy en nuestro espacio de remedios, técnicas y dietas para bajar de peso vamos a hablar de un par de consecuencias comunes relacionadas con la formas incorrectas de hacer dieta. Es algo de lo que ya hablé en mi artículo principal aquí y muy común en dietas como Dukan o similares (cetogénicas).

¿En qué consiste el efecto yoyó?

Es habitual que mucha gente se aferre a una dieta milagrosa (por cierto, es importante indicar que dicha dieta NO EXISTE).

Recuperar rápidamente los kilos que se pierden durante la dieta es uno de los mayores frenos para empezar. ¿De qué sirve si después no puedo mantener el peso que he alcanzado? Es el llamado efecto yo-yo y sucede cuando el cuerpo detecta que hay escasez de comida y reduce entonces la actividad metabólica y quema la mínima grasa posible para ahorrar energía.

Comiendo pequeñas cantidades muchas veces al día, el cuerpo no siente que se produzca ninguna falta de alimentos, al contrario, le parece que está comiendo continuamente. Por tanto, el metabolismo está siempre activo y quemando constantemente grasa almacenada.

Además, como el cuerpo no ha detectado durante la dieta un estado de escasez de alimentos, tampoco ve la necesidad de almacenar preventivamente grasa extra al terminarla. En consecuencia, no se produce el “efecto rebote” y es más fácil mantener el nuevo peso conseguido.

EFECTO yoyo

¿Qué es una dieta milagrosa? Son dietas que prometen que bajes de muchos kilos en muy poco tiempo, pero de forma totalmente nociva, obviando el consumo de todos y cada uno de los nutrientes que necesita nuestro organismo.

Con la famosa dieta milagrosa conseguimos bajar de kilos pero a base de eliminar agua, minerales, glucógeno y proteínas de nuestro organismo Y NO GRASA.

¿Qué conseguimos con semejante error? Pues que cuando abandonemos la dieta milagrosa recuperemos esos kilos (o más), y en menos tiempo que el invertido para perderlos (famoso efecto yoyó); y con la gran posibilidad de producir alguna merma en nuestra salud: mareos, náuseas, etc,…..

Ya lo hemos dicho más de una vez, hay que intentar por todos los medios mantenerse en forma pero de una forma divertida y saludable. Es decir, debemos conseguir que comer de forma saludable no nos cueste y que logremos buenos hábitos que perduren en el tiempo.

Teniendo claros los principios básicos de la nutrición saludable, podemos llegar a elaborar por nosotros mismos increíbles recetas sabrosas y sanas, sin necesidad de acudir a una dieta milagrosa peligrosa.

La verdad es que este espacio lo hemos llamado remedios para bajar de peso, pero podríamos llamarlo más bien hábitos saludables para adelgazar.

efecto yoyo hormonales

Trastornos hormonales como excusa para engordar

Ahora, vamos a analizar y resolver otra típica excusa que se suele poner a la hora de intentar bajar de peso:

«Tengo un trastorno hormonal y por eso no bajo de peso. ¡Es imposible que yo pueda adelgazar!»

Es cierto que hay gente que, después de haber bajado de peso con una dieta hipocalórica, recuperan los kilos más fácilmente que otras. Y las hormonas podrían resultar ser las responsables.

Según estudios universitarios publicados en prestigiosas revistas médicas, las personas con niveles más bajos de leptina (hormona que contribuye a disminuir las ganas de comer) y más altos de grelina (hormona que favorece la aparición de sensación de apetito) son más vulnerables a recuperar el peso. Pero no vale escudarse en las hormonas: si sigues hábitos saludables fáciles de sobrellevar serás tú quien controle las hormonas y no al revés.

Y no olvides estas claves

Recuerda, el quid de la cuestión radica en adquirir hábitos saludables perdurables en el tiempo:

  1. Mínimo 5 ingestas todos los días, muchas comidas y en pocas cantidades.
  2. Mucha variedad de alimentos, y siempre frutas y verduras.
  3. Aprende a medir tú mismo tus cantidades. No peses los alimentos, que de eso te cansas en dos días y no es necesario. Tú eres tu mejor nutricionista.
  4. Cambia mucho tus platos, sé creativo, hará que te diviertas y tus hábitos sean perdurables en el tiempo.
  5. Nunca olvides que esto es una carrera a largo plazo, sea cuál sea la dieta que vayas a seguir, debes sentirte cómoda con ella el resto de tu vida.

Corre hasta tu peso ideal

Para seguir una dieta saludable no basta con mantener una pauta alimenticia sana y equilibrada. Es necesario también incluir la actividad física para consolidar todos los resultados que vas consiguiendo día a día.

Correr es una buena manera de hacerlo, pero no de cualquier forma. Aquí tienes algunos consejos para correr y quemar más calorías.

1- Sal a correr durante al menos 15 minutos para empezar a quemar calorías.
2- Varía la intensidad del ejercicio. Las explosiones de energía son perfectas para que tu cuerpo queme más grasas.
3. Corre con una inclinación moderada.
4. Dedica los últimos minutos a recuperar el ritmo normal de tu corazón corriendo a ritmo lento o caminando de forma rápida.

Te recomiendo que sigas leyendo mi blog, donde encontrarás mucha más información sobre dietas, bajar de peso, recetas y mucho más. Gracias.