¿Reamente se puede adelgazar corriendo a diario?

El número de calorías que se queman mientras corres está determinada por la distancia recorrida. Por lo tanto, sería razonable pensar que la forma más efectiva de correr para bajar de peso sería corriendo mucho. Sin embargo, cuando corres mucha distancia, el cuerpo también te pedirá comer mucho para evitar la fatiga crónica o incluso lesionarte. Y, desde luego, comer mucho no es un buen método para la pérdida de peso.

De hecho, mientras que correr puede ser una gran actividad para bajar de peso, no es el mejor método. Muchas investigaciones han demostrado que la herramienta más eficaz para perder peso, es la restricción de calorías, y eso en realidad es comer menos. Cuando estamos intentando bajar de peso, deberíamos intentar consumir de 300 a 500 calorías diarias menos de las que solemos hacer. Si conseguimos reducir este consumo, conseguiremos perder peso de forma constante y a un ritmo moderado; pero también careceremos de la energía necesaria para mantener un ritmo de entrenamiento elevado.

Correr

Entrenamientos para adelgazar

La solución a esto es combinar el deficit de calorías con un programa de entrenamiento diseñado para acelerar nuestro metabolismo. Este programa incluye 3 tipos diferentes de entrenamientos:

  1. Carrera para quemar grasas: nuestro cuerpo quema grasas cuando corremos a una velocidad que se corresponde aproximadamente con un 65% de nuestro ritmo cardíaco máximo. Por sensaciones esto se traduce en un 5 sobre 10 de nuestra escala de nivel de esfuerzo. Cuanto más tiempo ejecutemos este tipo de carrera mayor es la tasa de quema de grasas. Por lo tanto es más importante la duración que el ritmo en este tipo de entrenamientos. Debemos evitar tomar bebidas energéticas en este tipo de carreras ya que su contenido de hidratos de carbono reduce la dependencia de los músculos de la grasa corporal como combustible.
  2. Intervalos al correr: es una herramienta excelente para adelgazar. No sólo quemas calorías durante el sprint, sino que además nuestro cuerpo continúa quemando grasas después del esfuerzo. Si el sprint lo realizamos cuesta arriba nuestro ritmo cardiaco será más elevado y nuestros músculos y articulaciones sufrirán menos que en terreno plano. La duración del sprint debe ser de 30 segundos y su intensidad tiene que ser elevada pero no tanto como para que suframos una desaceleración en el último tramo del intervalo.
  3. Entrenamiento de fuerza: mientras que corriendo quemamos el exceso de grasa corporal, el entrenamiento de fuerza quema calorías adicionales y preserva la masa muscular. Esto es importante, porque cuando comemos de 300 a 500 calorías menos que las que nuestro cuerpo utiliza todos los días, es probable que perdamos músculo junto con la grasa. Sin embargo, si complementamos la carrera con un par de entrenamientos de fuerza a la semana, todo el peso que perdamos será en realidad grasa corporal. El entrenamiento de fuerza no tiene porque realizarse en un gimnasio, podemos realizar ejercicios sin salir de casa.
¡Hola, me llamo Sara y éste es mi blog! Te voy a enseñar paso a paso y GRATIS cómo adelgacé casi 20 kilos en 90 días sin trucos milagrosos, pastillas de adelgazamiento ni torturas en el gimnasio :P ¿Te animas? Haz click aquí y descubre cómo lo hice